Sevilla, el cuchillo que Juanito Makandé lleva clavado en el pecho

El día más amargo de Juanito Makandé en Sevilla fue el mismo en que tuvo que irse de aquí para siempre. Aunque ahora vive, respira y vuela feliz en su casa de Mallorca, recluido en la montaña y rodeado de naturaleza, como a él le gusta, Juanito Makandé lleva diez puñales clavados en el pecho: uno por cada año que vivió en la capital hispalense. No se asusten: para Juanito los cuchillos son símbolos poderosos, porque se clavan «y lo que se clava no pasa desapercibido».

Un día de esos que hace que a la memoria le bailen los años –«quizá de 2004, quizá de 2005»– Juanito Makandé llegó a Sevilla para quedarse. No hace mucho que acababa de romper con su antiguo grupo, Radio Makandé, con el cual grabó dos discos para la discográfica Universal. Pero pronto descubrió que aquello no era lo suyo y quiso probar algo nuevo. Empezar totalmente de cero. Antes de llegar a Sevilla, Juanito era un nómada sin mapa ni camino. Vivió en varias ciudades, pero el sentimiento de arraigo no floreció en ninguna de ellas.

Eso cambió con Sevilla.

PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHA AQUÍ.

Anuncios